Wednesday, August 1, 2012

Catching a cab

Los taxis amarillos son un elemento emblemático de la ciudad de Nueva York. Para mi dan un toque muy especial a ésta y le dan mucha personalidad. Es, evidentemente, la forma mas confortable de moverse de un lado a otro, y sorprendentemente la más económica si se trata de un grupo de gente; no obstante, no la más fácil. NYC es una ciudad con mucho tráfico y es muy común que moverse en taxi sea más lento que en otro transporte público.

Por mi experiencia recomiendo que siempre se cojan taxis amarillos. Hay la opción de coger los taxis negros que tienen una tarifa fija y no te cargan por tiempo de recorrido. Pero la mayoría de las veces te saldrá más a cuenta coger un taxi normal. 
 Si te encuentras en Brooklyn no verás muchos taxis amarillos y te será más fácil coger uno negro. Dirígete a las avenidas más transitadas, como Bedford Avenue, si te encuentras en Williamsburg, y seguro que encontrarás alguno. 


Coger un taxi en Nueva York, aunque parezca que haya muchos, no es una tarea fácil. Cuando llegué aquí me preguntaba a mí misma por qué pasaban tantos taxis delante mío y ninguno se paraba. Es bien sencillo. Los taxis tienen una luz amarilla que te permite saber si el taxi esta disponible o no. Éste estará disponible si la luz amarilla se encuentra en el centro del mismo.


Pueda que parezca una tontería escribir sobre los taxis, pero encuentro que sin ellos esta ciudad no sería la misma. Me encanta ver pasar cientos de taxis amarillos a mi alrededor, dan un toque de color a esta maravillosa ciudad.

No comments:

Post a Comment